Facebook Twitter Google +1     Admin

Las pirámides de Meroe en Sudán.

Pirámides de Meroe 7

Mucho se ha escrito de esas maravillas del mundo que son las pirámides de Egipto. Al hablar de pirámides se nos vienen a la mente las de Keops – la mayor y más antigua de Güiza y una de las siete maravillas del mundo-, Kefrén o Micerinos, construidas hace alrededor de 4.500 años. Pero pocos conocen las majestuosas Pirámides de Meroe- más de 100-, en el norte de Sudán,, unos 200 kilómetros al nordeste de la capital Jartum. El reino de Meroe se extendía  por el sur de Egipto, entre lo que hoy es Assuán(Egipto) y Karima(Sudán) – en el margen izquierdo del Nilo- y desde el siglo III a.C. hasta el IV d.C. pareció ser una civilización  avanzada, con influencias egipcias, romanas y griegas. En el año 150 a.C. los Kushitas comenzaron a desvincularse de los egipcios y en esa época comenzaron a construir sus pirámides, en una ribera de la curva del Nilo.  Hay más que en el propio Egipto, pero de reducidas dimensiones. Eran monumentos conmemorativos, a diferencia de las egipcias que eran funerarias, ya que los cadáveres se depositaban bajo tierra, en el hipogeo, debajo de la pirámide. También, para distinguirse de los egipcios, se enterraban en ellas, no sólo los reyes, sino también nobles –acaudalados- y sus sirvientes. Las pirámides constan de tres partes, la propia pirámide –de piedra y barro cocido-, el templo funerario –a la entrada- y la cámara funeraria –bajo la pirámide-.

Pirámides de Meroe 5

Pirámides de Meroe 2

Una cosa que nos sorprende es la inclinación de la pirámide –en algunos casos de hasta 70º-, y que según dibujos encontrados, la grúa que utilizaban, impedía hacerlas de base más grande, con lo que intentaban hacerlas más altas- aunque ninguna supera los 30 metros- y darles esa majestuosidad que aparentan.

Pirámides de Meroe 4

Pirámides de Meroe 3

 Las Pirámides de Meroe se encuentran en un complejo arqueológico donde “conviven” con ruinas de palacios, edificios singulares y restos de una ciudad -murallas, santuarios, necrópolis,…-. Como se puede apreciar en las fotografías, algunas de ellas aparecen “descabezadas”. Después del redescubrimiento de estas joyas, en 1822, por el francés F. Cailliaud, unos ocho años más tarde, el italiano Giuseppe Ferlini fue el que, buscando tesoros, llevó a cabo “este crimen artístico”. Afortunadamente  no encontró nada- excepto el ajuar de la reina AmanishaKheto- pero dejó la huella de su barbarie, por lo que los que tantos nos ponemos las manos en la cabeza de las atrocidades en el tercer mundo, tendremos que bajar la cabeza al ver éstas, cometidas por ciudadanos –por llamarle de alguna manera- del primer mundo, no hace tanto tiempo.

Ver más en Newconall.wordpress.com  ; ocholeguas.com  ; 101lugaresincreíbles.com;  megaconstrucciones.net  o en squittel.blogspot.com.

 Sin duda una joya artística –y cómo no, geométrica-, en una zona muy pobre, que necesitaría, al igual que los habitantes de la zona, una especial consideración por mantenerlas en las mejores de las condiciones posibles. Los enclaves patrimonio de la Humanidad no pueden dejarse perder, ya que de su desaparición seríamos culpables todos. Aunque es una zona complicada para viajar y contemplarlas: ahí están, al menos, estas fotografías de amantes del Arte y la Naturaleza, para deleite de todos. AMJ


Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris