Facebook Twitter Google +1     Admin

Alexander Aitken, una memoria prodigiosa.

20111103174303-aitken2-page001.jpg

  Un día como hoy, 3 de Noviembre, de 1967 murió el matemático neozelandés Alexander Aitken. Lo traemos aquí a este blog por varias razones: por su contribución al desarrollo y avance  de la ciencia matemática; por una memoria extraordinaria y por ser neozelandés.

 Empecemos por lo último: es raro ver matemáticos en nuestras antípodas y por nombrar alguno podíamos recordar a Roy Kerr o Matt Visser o al que hoy nos trae por aquí, A. Aitken.

 Había nacido en Dunedin, Nueva Zelanda, en 1895,en el seno de una familia de emigrantes ingleses establecidos en esa ciudad unos 30 años antes, dedicándose primero a la agricultura y  más tarde al comercio. Era el mayor de 7 hermanos. En la escuela básica no había mostrado especiales habilidades para las Matemáticas pero sí había asombrado a sus maestros con una memoria increíble. Quiso estudiar para maestro, comenzando a estudiar idiomas y matemáticas, pero todo se vió truncado por la Primera Guerra Mundial. Combatió en Europa y África, donde fue herido por lo que pasó una larga temporada en el Hospital de Chelsea en Londres. A su vuelta a Nueva Zelanda continuó en la  Universidad hasta graduarse en 1920 en Magisterio, sin sobresalir en Matemáticas. En 1923 llega a Escocia y animado por Bell estudia el doctorado en Edimburgo. Su tesis doctoral, incluso antes de terminarla, es tan profunda y acertada que ya en 1925 es miembro de la Royal Society de Edimburgo (en 1936 de la de Londres)y es nombrado profesor de la Universidad para el resto de su vida. En 1946 asume la cátedra de Matemáticas tras la jubilación de Whittaker.

Aitken tenía una memoria increíble y sabía los 2000 primeros decimales del número π. Incluso era capaz de decir el decimal que ocupaba el lugar n entre sus decimales; y por supuesto era capaz de hacer sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, potencias y raíces de grandes números(por ej: multiplicaba dos números de 9 dígitos en menos e 30 segundos). Él mismo decía:” Con una facultad innata acompañada de la práctica asidua pueden obtenerse estos resultados”.

Sus trabajos matemáticos abarcan los campos de la Estadística, el Álgebra y el Cálculo Numérico y es considerado como uno de los padres de la Econometría.  Introdujo el concepto de aceleración de convergencia de una sucesión (método delta-2); también un método de interpolación lineal progresiva y  contribuyó al desarrollo de la teoría de determinantes. Escribió varios libros, entre los que podemos encontrar “Teoría de las matrices canónicas” y otros sobre Matemáticas y Estadística. En sus conferencias era un individuo muy ameno, chistoso y entretenido, además de instruido y con  exposiciones muy claras y entendibles, para un público no especializado (¡un divulgador!). Amante  de la literatura era poeta y escritor)  y de la música, tocaba el violín, y parece que muy bien. Una muy buena biografía puede verse en http://www.nzedge.com/heroes/aitken.html .

Su memoria tan prodigiosa, por la que fue considerado como el más grande calculista de la historia, que para tanto le sirvió, le hizo que no pudiese olvidar los horrores de la guerra y ello le llevó a continuas y recurrentes  depresiones(¡¡algunos dicen que a la locura!!). Casi con seguridad esto le llevó a la muerte  en Edimburgo y es recordado como un hombre cálido y amable.AMJ

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: estefani

por k alexandre Aitken por k murio a los cuantos años murio Alexandre Aitken.

Fecha: 06/10/2015 01:36.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris