Facebook Twitter Google +1     Admin

Miguel Mendiola, álgebra calé.

 A lo largo de la Historia pocos han sido los poetas gitanos. Como la excepción confirma la regla, uno de los grandes fue José Heredia Maya . Varios de los más grandes escritores en lengua castellana se inspiraron en el pueblo gitano . Entre ellos Cervantes – “Bailan las gitanas”-, Rubén Darío, Antonio Machado y  Federico García Lorca -“Romancero gitano”-.

 Pero si son pocos los gitanos que se han dedicado a la poesía, menos han sido los que hayan escrito poesía con alma matemática. Por eso traemos aquí a Miguel Mendiola(Sevilla, 1944; California, 2008) un gitano “entreverao” que le dio por escribir. Veamos un poco de su vida. Nació en una familia de padre gitano y madre paya, en Sevilla. Sus hermanos se dedicaron al arte flamenco (una de las razones de poner esta entrada en Matemáticas y flamenco). Su hermano es el guitarrista flamenco Rafael Mendiola, que ha acompañado a importantes cantaores flamencos; sus hermanas, bailaoras todas ellas; y su cuñado el famoso cantaor jerezano Enrique Soto “El Sordera”. Pues bien a él no le dio por el arte  -“el arte  no imita. De otra forma sería artesanía”-, se puso a estudiar y aquí que tenemos a un Ingeniero Aeronáutico –quizás de los pocos gitanos ingenieros que hay, y el primero aeronáutico-. Y en la NASA nada más y nada menos. Cambió la Puerta Osario, en Sevilla, por el Sur de California. El Betis por el fútbol americano (???). Pero su vena artística la llevaba en los genes – pero no la de cantar, “el flamenco hay que mamarlo”- y la puso sobre el papel en forma de poesía- Ver colección de Poemas -. Y de ahí le salió el poema                   

Álgebra calé (gitana) (Del libro Alzando el vuelo)

Somos un uno con un cero por delante;
Un número preñado de alegre diferencia.
Un número cabal, primo indivisible
Con raíces muy cúbicas y geométricas.

Se nos hace juicio y se nos quita el cero.
Pero íntegros quedamos: No se llevaron nada.

Tenemos el respeto de todo el Infinito,
Que aplaude la unidad sólida y sana
Contra trigonometrías de incorrectos mitos.

Y la admiración de otros primos algebraicos
Maravillados de ver como con tantas ganas
Derivamos integraciones en cálculos mágicos.

Mágicos, sí, porque añadimos con permiso,
Y en la multiplicación, daño no hacemos.
A todos los dejamos como estaban
Pero podemos restar cuando queremos.

Que no nos cuadren pues…
Que no nos toquen las raíces
Ni que jueguen con nosotros
En logaritmos ajenos.

¡Cuidado! ¡Tenedores de libros del Infierno!
Que aunque somos el más chico de todo el Universo
Primero y primo somos y contamos con el Cero.

Y no creáis que lo pondremos a la izquierda
Para que lo raptéis de nuevo.
!Que esta vez estará a nuestra derecha
Y multiplicar y dividir podremos!

 Su hermano Rafael explica muy bien esta poesía en su web Rafaelmendiola.com. y dice  de su hermano:" De esos muchos escritos sueltos que tenía en su casa en California, algunos me los traje para España, lo mandé encuadernar e hice un libro que lo titulé " Así habló Bocajusta".Para mí él era mi guía; era un referente...era un genio".

 La vena artística, en los genes y la reivindicación de su etnia la llevaba impresa en su ADN “La miseria te deja desnudo pero también te proporciona armonía y solidaridad” decía, admirando al pueblo al que pertenecía, que lleva a gala la solidaridad.  Allí en Estados Unidos  colaboraba con revistas y seguía escribiendo. Aficionado a la música y a la Filosofía y sobre todo, un difusor de la cultura gitana por todo el mundo, hasta llegar a ser el Director de la revista gitana “SASTIPEN”, que quiere decir “Salud y Libertad”, en calé. Un guerrero de la cultura. La Salamandra es una obra de teatro musical que estrenó en  Los Ángeles, California en 1998, donde colaboraron su hermano y su cuñado “El Sordera”. Aquí pueden ver la letra de unas sevillanas rocieras desde la Peña Andaluza en California. 


       

 Le escribió estas seguiriyas a su cuñado Enrique Soto –pero no las tenemos interpretadas-:

Me enteré que estabas mala
y no queriendo perderte
forjé una luna de hierro
y puse reja a la Muerte.

**

Yo trabajo con el junco,
con el junco de mi cante;
el junco que me da vida,
el junco que me da arte.

Canastos de seguiriyas
lleno de adelfas brillantes.
Y también las canastillas
las lleno yo con mi cante.

Junco y mimbre,
Mimbre y junco...
Solera de "Los Sorderas"
¡En un canasto de Arte!

 Más sobre Miguel Mendiola en gitanos.org1; entrevista en gitanos.org2; otra entrevista en ABCdeSevilla.com;en cantegitano.com o en El Tallerdelpoeta.com lean un artículo satírico de cómo los “gitanos comen niños. También escribió algún artículo sobre flamenco, como La Pureza del cante jondo.

 No conocemos ninguna canción suya grabada –tiene poesía escrita para cientos –, les traemos, por lo tanto, cantes flamencos, de miembros de su familia:

Enrique Soto "Sordera" cantando por soleá, en un tabanco en Jerez:

 

Su hermano Rafael Mendiola ("Decía mi hermano Miguel que en Sevilla, primero viene "el calor", después llega "la calor", seguido de "los calores" y "las calores") acompañando a otro Sordera, en este caso a Vicente, por Alegrías(vídeo de la izqda) y por Tarantos:

 Los grandes son grandes donde los coloquen. Miguel pudo estudiar porque no se crió con sus hermanos, pero, seguro, que también cantaba –por lo menos para sus adentros, y en sus ratos americanos las bulerías en los días de fiesta y la soleá en los más tristes, seguro que estaban presentes-. Desde aquí mi reconocimiento a un desconocido –creo que desconocido  intencionadamente-, que deberá estar en la Historias de la poesía y del pueblo gitano. Para que vean: un gitano en un blog de Matemáticas y los que llegarán hasta que las proporciones lleguen a su término equilibrado. AMJ

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris