Facebook Twitter Google +1     Admin

Mentiras y Estadística.

20110129212341-estadistica-1.jpg
En general, el público muestra un profundo desconocimiento de lo que los parámetros de centralización y de dispersión representan en realidad y de su uso conjunto. Así la presentación de estos resultados y sus conclusiones son, a menudo, adulteradas para hacerlas llegar al gran público, usuarios, consumidores u otros, generando confusión, engaño o falsedad. Es así un problema que sobrepasa a la Estadística y tiene más que ver con la Sociología ,el Marketing , la prospectiva electoral, etc.
Así el premier británico Benjamin Disraeli sentenció primero y Mark Twain popularizó más tarde la afirmación, que llega hasta nuestros días:
Hay mentiras, grandes mentiras y estadísticas.
Hay otros personajes que también han advertido sobre la simplificación que supone la estadística, como el profesor Aaron Levenstein, quien afirmaba:
Las estadísticas son como los bikinis, lo que muestran es sugerente, pero lo que esconden es vital.
Podemos ir pensando en la cantidad de trampas(ilusiones cognitivas) que influyen en nuestra percepción de la presentación de resultados. Así tanto en Política como en Economía, en Sociología o en Publicidad se utilizan todo tipo de técnicas para adulterar la percepción del resultado o del producto.
Esto ya se estudió en 1954 en el libro How to lie with statistics cuyo resumen enlazamos a continuación por su interés y rigor.
De este estudio entresacamos algunos párrafos que entrecomillamos y que son tremendamente claros y precisos:
El informar mal, utilizando material estadístico, podría llamarse manipulación estadística, y resumiéndolo
en una sola palabra (aunque no sea muy buena), estadisticulación.
Sea quien sea el culpable en un caso determinado, se hace difícil achacarlo a su incapacidad inocente.
Mientras los errores estén todos de una parte, no es fácil atribuirlos a falta de conocimiento o a la casualidad.
Así en algunos países se incorporan los delitos estadísticos al Código Penal y la manipulación estadística con fines electorales se incorporan igualmente a los delitos electorales, que en algunos países están perseguidos.En otras entradas posteriores seguiremos estudiando el tema, pero ya centrándonos en casos particulares, específicos de nuestro país.

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris