Facebook Twitter Google +1     Admin

Philippa Garrett Fawcett, en la cima de la matemática victoriana.

 Hoy, 8 de Marzo, se celebra el día de la mujer trabajadora. Ya en años anteriores hemos hecho mención a ello, desde nuestra óptica de mujeres que han sobresalido en la ciencia matemática y las dificultades que han  tenido que superar. Ver 8 Marzo 2013, día de la mujer trabajadora..

Traemos hoy por aquí a una matemática desconocida, Philippa Garrett Fawcett (4 Abril 1868 - 10 Junio 1948) . Y ella va a ser la muestra de las mujeres luchadoras, inteligentes,… pero que su condición le hizo renunciar a un porvenir que, por la época que le tocó vivir, estaba vedado para el género femenino. Contemos un poco su historia.

File:Phillipafawcett.jpg 

 Philippa era hija de Henry Fawcett -ciego desde los 25 años de edad-, un catedrático de Economía Política en Cambridge y Director General de Correos en el Gobierno de Gladstone. Su madre era Millicent Garrett Fawcett, líder del movimiento por el sufragio universal y hermana de Elisabeth, la primera mujer médica británica. Por lo que empezamos a ver se trataba de una familia de clase alta, instruida,  luchadora y tenaz: no se iba a arredrar por contratiempo alguno.  Con quince años mostraba una habilidad excepcional para las Matemáticas y sus padres contrataron a un tutor para que le ayudase.  Ya que no podía estudiar matemáticas en Cambridge al mismo nivel que los hombres, su padre le dispuso clases de Matemáticas en la University College London, donde se permitía el estudio a mujeres, pero de un nivel más bajo de lo que ella pretendía.   Más tarde  pudo entrar en el Newnham College -colegio femenino  adscrito a la Universidad de Cambridge-  donde sobresalía en Álgebra y Geometría, lo que le auguraba éxitos futuros.

(Con su equipo de hockey)

 Eran pocas las mujeres que en el siglo XIX –aunque ya a finales- se atrevían a estudiar en la Universidad: estaba mal visto no dedicarse a las labores para la que “estaban predestinadas”. Fundamentales eran la maternidad y el hogar. Así pasó a lo largo de la Historia. La Universidad de Cambridge era, probablemente, la de mayor prestigio del mundo; y los alumnos que terminaban la carrera de Matemáticas realizaban una serie de pruebas para lograr, el que obtuviese máxima puntuación, el “Senior Wrangler”, distinción que data de 1748 y que aún hoy se realiza –entre otros ganadores están Arthur Cayley, Stokes y Frank Ramsey-.   Esta distinción tan prestigiosa le suponía al ganador una carrera  académica brillante y como muestra: más de nueve premiados ocuparon la cátedra Lucasiana de Matemáticas de U. de Cambridge, que entre otros también fue ocupada por Newton y ahora por Stephen Hawking.  Eran tan duras las pruebas, que como anécdota contaremos que el ganador de 1855, James Savage, fue encontrado muerto de apoplejía(¡hoy, ictus cerebral) tres meses más tarde, debido a los esfuerzos desmesurados que hubo de hacer para la prueba(sic).

Portrait of Philippa Garret Fawcett, (1868-1948) aged 15 years (England) 

         (A la edad de 15 años)                     

 

Cámara del Senado de Cambridge, donde se leían los resultados del Senior Wrangler.

Las pruebas duraban 8 días y se debía contestar a las 192 preguntas que aparecían en 12 cuestionarios, cada vez de mayor dificultad. Una prueba de 63 preguntas más durante 3 días era el final de la prueba, para los que habían obtenido las máximas puntuaciones en la primera fase. Pues bien, estamos en 1890. La Universidad de Cambridge permitía presentarse a las pruebas a las mujeres, pero no les permitía que ganaran (¡¡esa moral victoriana!!). El 7 de Junio, de ese año 1890, dieron a conocer los resultados de la edición anual.  Al llegar a las puntuaciones de las mujeres, el encargado de dar la noticia, dijo: “Miss Philippa Garrett Fawcett, por encima del Señor Wrangler”. Fue a lo máximo que se atrevió. No estaban los tiempos para desmontarlo todo tan rápido.  Había obtenido una nota un 13% más alta que su inmediato seguidor, un varón, G.T. Bennett, que fue proclamado Señor Wrangler del año 1890 y se llevó todos los parabienes de tan alta distinción.

La madre de Philippa, Millicent,

militante feminista y sufraguista.

Newnham College, de la U. de Cambridge.

La fiesta no se hizo esperar: repicaron las campanas, hogueras en los campos de de hockey,… y por supuesto, fue llevada a hombros (¡¡como los toreros en España: a hombros por la Puerta Grande!!). La acogida masculina de la noticia fue aceptable, pero, de todas maneras, en 1921 una votación impedía que las mujeres fueran aceptadas en la Universidad de Cambridge en las mismas condiciones que los hombres – de hecho fueron destrozadas las puertas de la sala donde se procedía a la votación, en protesta por la decisión-.

Esta noticia corrió como la pólvora por todo el mundo: The New York Times le dedicó una columna y propició  la apertura de los estamentos académicos hacia las mujeres. Pero todavía tuvieron las mujeres que esperar bastante para acceder a las Universidades en las mismas condiciones que los hombres para graduarse: Gottingen en 1919, Oxford en 1920, Yale en 1969 y Harvard en 1977. En Cambridge en 1948, las mujeres pudieron graduarse junto a los hombres.

(Diario de Philippa, de un viaje a la India entre 1899-1900)

Estos acontecimientos desmontaron las creencias de la mujer como sexo débil, como inferior, matemáticamente hablando, que ya en otras especialidades se habían superado. El último bastión de “machismo científico victoriano” fue derrumbado por esta joven de 22 años – primera mujer por encima del Senior Wrangler y la última, porque desde 1909 cambió el sistema dada la especificación de las matemáticas-. Desmontó las teorías del desarrollo humano del final del siglo XIX, según las cuales el cuerpo sólo tenía energía disponible para el desarrollo físico o intelectual, al entender que era un sistema cerrado(¡de energía invariable!) y al entender que el sistema reproductivo de la mujer era más complicado que el de los hombres, los recursos energéticos que había que dedicar desde el organismo eran mayores, por lo que su plano intelectual era, simplemente, inferior(¡¡¡”cerebro y ovario no podían desarrollarse al mismo tiempo” , o “la medición del volumen craneal femenino constataban su inferioridad” defendían!!!). Estas teorías eran defendidas por sesudos científicos, pero que, este caso y otros parecidos, las campañas de los defensores de las causas femeninas –entre otras, las luchadoras por el sufragio femenino-, terminaron por ser abandonadas  por sus seguidores.

 Fue más tarde galardonada con una beca para seguir estudiado en el Newnham College, el colegio para mujeres de la Universidad de Cambridge, fundado en 1871; convirtiéndose  en profesora del colegio durante diez años. Sus estudios de investigación en ese tiempo fueron la dinámica de fluidos y en 1902 deja Cambridge para ayudar en Sudáfrica al desarrollo de la educación. De vuelta a Inglaterra ocupó un puesto en el London County Council, desarrollando la educación secundaria, retirándose en 1934 después de haber ocupado el más alto puesto por una mujer en ese organismo. 

Archivo: 1842.jpg Wrangler Superior

(Nominación de un Senior Wrangler en 1842)

Philippa Fawcett  lo consiguió. Llegó a ver  a sus 80 años que Cambridge, en 1948, se había abierto a las mujeres, y después, un mes después, en Junio murió. Plácidamente. Había vencido a la sinrazón humana: los cerebros masculinos no son superiores a los femeninos. Y ya está. No hay más. Nada más. Sólo reconocerle desde este humilde blog  su entrega, su lucha, su talento, y que hoy 8 de Marzo  reivindicamos.

Enlaces para profundizar en su biografía en Naukas, smithsonianmag.com, agnescott.edu, history.mcs.st-andrews.ac.uk y yorokobu.es . AMJ

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: Sergio

Brillante mujer, admirable

Fecha: 15/04/2015 18:38.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris