Facebook Twitter Google +1     Admin

El amigo de Galileo, de Isaia Iannaccone.

Acabo de terminar la lectura de este libro, para mí, fantástico. Lo compré en unos grandes almacenes con una oferta inigualable, tratándose de este ejemplar tan ameno y excitante. Su autor, Isaia Iannaccone, es un químico especialista en la Historia de la Ciencia en China en los siglos XVII y XIX y del trasvase científico entre Oriente y Occidente en ese tiempo. Cuando lo tuve en mis manos, como siempre, leí las solapas y ya empezó a interesarme. Decía:

Roma, principios del siglo XVII. La Ciencia moderna se debate por nacer en un permanente enfrentamiento con la Iglesia y su Inquisición, deseosas de detener aquella revolución imparable. Persecuciones, procesos y condenas —a veces a muerte— aguardan a quienes se esfuerzan en estudiar el universo y la naturaleza, atreviéndose a poner en duda las leyes divinas.

El palacio del príncipe Federico Cesi acoge las reuniones clandestinas de la Academia de los Lincei, frecuentadas por el astrónomo Galileo Galilei, que escruta el cielo con su diabólico telescopio, o el médico alemán Johann Schreck“Terrentius”, que efectúa en secreto autopsias para ahondar en los secretos del cuerpo humano, según las enseñanzas del maestro Vesalio: “Palpad, sentid con vuestras manos, y confiad en ellas”.En el curso de una estas autopsias, escapa de una emboscada, y hasta el propio Galileo se verá obligado a refugiarse en la campiña de la Toscana.


Tendrán entonces noticias de un país lejano, China, donde el poder está precisamente en manos de los sabios. Y la decisión de Terrentius de viajar hasta allí ni siquiera se verá frenada por la necesidad de integrarse en una misión de los jesuitas, únicos occidentales que han entrado en aquel remoto país. Terrentius toma los votos y se embarca pertrechado con sus instrumentos quirúrgicos, un gran herbolario y muchos libros. Y Galileo, que envidia su audaz decisión, promete enviarle los nuevos descubrimientos, para que pueda mostrárselos al emperador.

Entre tempestades y epidemias, la expedición pone rumbo a China. Pero lo que turba a Terrentius no son los peligros del viaje, sino la sospecha de que entre sus compañeros jesuitas está escondido un emisario de la Inquisición, quizás dispuesto a matar con tal de detenerlo…

Y terminaba en la contraportada:

Un científico que escapa de la Inquisición. Un viaje épico, insidioso hacia China. Un himno a la razón y a su capacidad de explicar el mundo.

La ficha del libro es la siguiente:

Título

El amigo de Galileo/ The Friend of Galileo
Algaida Histórica

Autor

Isaia Iannaccone

Editor

Algaida

ISBN

9788498771886

N.º de páginas

512 páginas

Johann (es) Schreck, tambiénTerrenz o Terrentius Constantiensis, Deng Yuhan Hanpo, Deng Zhen Lohan, (1576, Bingen, Baden-Württemberg (Bingen, Baden-Württemberg) o Constance (Constance) – el 11 de mayo de 1630, Pekín (Pekín)) era un jesuita alemán (Jesuita), misionero a China y erudito (erudito). Le atribuyen el descubrimiento de la terminología técnica científica.

Trata del viaje de un médico alemán, el Dr. Johann Schrek, que latinizado su apellido, es conocido como el Doctor Terrentius, hasta llegar a China, donde por sus noticias, el poder está ocupado por sabios, científicos y amantes de la Ciencia. Las peripecias ocurridas en el viaje, la intriga por conocer el “tapado” de la Inquisición en la expedición, el día a día de este médico, que aunque novelada la historia, fue realmente un amigo de Galileo, hacen de este libro un thriller apasionante: no puedes parar de leer.

La sede dell’Accademia Nazionale dei Lincei

Si dividiésemos el libro en cuatro partes, la primera trata de los años de Schreck en Europa. Comienza con la ejecución de un discípulo de Giordano Bruno, con la fundación de la Academia dei Lincei- la más antigua, que todavía perdura- y con la admiración del protagonista por China, donde podría llevar a cabo sus experimentos con cadáveres –autopsias- y otras posturas científicas avanzadas, que eran perseguidas en Europa por la Iglesia y que, sin embargo, estaban permitidos en China. Para ello la única manera de hacerlo es entrar en la Orden de los Jesuitas y viajar con ellos. ¡Todo ello es capaz de hacer por poder experimentar libremente!

Kia Ka

Los dos siguientes cuartos del libro tratan del viaje y las peripecias, intrigas y aventuras de los misioneros, contadas todas ellas de forma magistral. Sin abusar de la intriga convierte al libro en una novela de aventuras deliciosa. Madagascar, Macao, Goa y por fin, China.
El último cuarto trata de la aventura en China, de las revueltas existentes con los extranjeros, de la intriga por conocer el enviado de la Inquisición: el dominico….. -permítanme que no se los revele- y la manera en que se zafa de él. Quizás un milagro, pero cuando lo está estrangulando con un rosario, un terremoto fortísimo precipita los acontecimientos y declina la balanza a favor de ………….

Aunque es mejorable la edición (con frecuentes errores tipográficos y de impresión), el libro es una delicia. Desde aquí lo recomendamos. AMJ

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris