Facebook Twitter Google +1     Admin

Perdón póstumo a Alan Turing,"probablemente el más grande matemático de los tiempos modernos".

Ya teníamos en este blog una entrada sobre Alan Turing  , ”considerado como el Einstein de las Matemáticas” y ”probablemente el más grande matemático de los tiempos modernos” , en boca del físico Stephen Hawking. El gran matemático y científico inglés fue uno de los colaboradores aliados fundamental para ganar la Segunda Guerra Mundial, al descifrar los códigos de Enigma, el código secreto por el que se comunicaban los barcos alemanes. Ello permitió adelantar el final de la guerra unos dos años –según algunos estudiosos-. Un hombre excepcional. De talento excepcional, pero que fue condenado por sus relaciones homosexuales con un joven de 19 años. Sustituyó la entrada en la cárcel por la castración química –¡¡qué horror!!- y terminó suicidándose -con 42 años-, comiéndose una manzana impregnada de cianuro –aunque todavía hay versiones contradictorias-. Pero el talento no cuenta ni ha contado para los perseguidores de las libertades. Sí de las libertades. De credo, de opinión, de expresión, de sexualidad,…un derecho consustancial con la persona:la libertad.

 

 

Un hombre excepcional, soberbio matemático, atleta extraordinario,….pero el poder le veía una falta: su inclinación sexual. Y eso no les gustaba, por lo tanto no se lo perdonó. Bueno sí. El 24 de Diciembre de 2013, Nochebuena en Spain, la Reina Isabel II –¡¡la pobrecita!!-, como no había tenido tiempo antes, ha decidido perdonarlo. Sí, perdonarlo. El primer ministro laborista Gordon Brown pidió disculpas, pero no tramitó la oficialidad del perdón. Ahora David Cameron lo ha logrado. “Le ha pasado” a su Graciosa Majestad el “papelito” para que firme: una Orden de Gracia y Misericordia a título póstumo en el que le concede el perdón.

 

 

Posiblemente si el gin-tonic hubiese estado más alejado del Palacio de Buckingham, el perdón hubiese llegado antes. Posiblemente en vida. Pero las probadoras oficiales de Bombay London Dry, Gordon’s Gin, Beefeater Gin, Tanqueray Nº Ten Gin y otras más, estaban muy ocupadas en estos menesteres y la castración química le traía al pairo. Para ellas la química era la que se utilizaba para la mejor ginebra, para sus exquisitos gin-tonics. ¡Que siga así su graciosa Majestad! ¡¡Últimamente parece que bebe mucho -vean la noticia en ABC-!!

 Más noticias sobre el evento en El País o en El Mundo, o en Le Monde. Ver Una hazaña bélica entre números. 

 El perdón póstumo es otra postura de cinismo del poder, que siguen acortando libertades en todo Occidente. Miren el reflejo de España. Con una diferencia: aquí ni piden perdón. Recuerdan aquello de “La Ley de Vagos y Maleantes” que se les aplicaba a los homosexuales – entre otros, de “pelaje” que no les gustaba- hasta 1970, y que fue sustituida por la   ley sobre peligrosidad y rehabilitación social de términos muy parecidos, pero que incluía penas de hasta cinco años de internamiento en cárceles o manicomios para los homosexuales y demás individuos considerados peligrosos sociales para que se «rehabilitaran». Pero ni eso. Aquí ni perdón. AMJ

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris