Facebook Twitter Google +1     Admin

La poesía matemática de Wislava Szymborska.

20120211170200-szymborska.jpg

 Hace unos días, concretamente el 1 de Febrero, moría la escritora y poeta  polaca Wislava Szymborska. Vivía en Cracovia y fue Premio Nobel de Literatura en 1996. Como homenaje  traemos aquí dos poemas de naturaleza matemática(también esta ciencia era una de sus pasiones).  El primero de ellos es sobre el número Pi, en una traducción de Carlos Marrodán , que es la que más me gusta:

                Pi (Letterpress Printed Artists Book) :: Etsy

Digno de admiración es el número Pi
tres coma catorce.
Todas sus siguientes cifras también son iniciales,
quince noventa y dos porque nunca termina.
No deja abarcar sesenta y cinco treinta y cinco con la mirada,
ochenta y nueve con los cálculos
sesenta y nueve con la imaginación,
y ni siquiera treinta y dos treinta y ocho con una broma o sea comparación
cuarenta y seis con nada
veintiséis cuarenta y tres en el mundo.
La serpiente más larga de la tierra después de muchos metros se acaba.
Lo mismo hacen aunque un poco después las serpientes de las fábulas.
La comparsa de cifras que forma el número Pi
no se detiene en el borde de la hoja,
es capaz de continuar por la mesa, el aire,
la pared, la hoja de un árbol, un nido, las nubes, y así hasta el cielo,
a través de toda esa hinchazón e inconmensurabilidad celestiales.
Oh, qué corto, francamente rabicorto es el cometa
¡En cualquier espacio se curva el débil rayo de una estrella!
Y aquí dos treinta y uno cincuenta y tres diecinueve
mi número de teléfono el número de tus zapatos
el año mil novecientos sesenta y tres sexto piso
el número de habitantes sesenta y cinco céntimos
centímetros de cadera dos dedos una charada y mensaje cifrado,
en la cual ruiseñor que vas a Francia
y se ruega mantener la calma,
y también pasarán la tierra y el cielo,
pero no el número Pi, de eso ni hablar,
seguirá sin cesar con un cinco en bastante buen estado,
y un ocho, pero nunca uno cualquiera,
y un siete que nunca será el último,
y metiéndole prisa, eso sí, metiéndole prisa a la perezosa eternidad
para que continúe.

 Otra traducción de este mismo poema puede verse aquí, e incluso en lengua inglesa  en este enlace.

                    wislawa szymborska picture

También traemos el poema “Factores para la Estadística”:

  Sobre cien personas

las que saben todo mejor
-cincuenta y dos;

inseguras de cada paso
-casi todo el resto;

dispuestas a ayudar,
siempre que no vaya para largo
-¡hasta cuarenta y nueve!;

siempre buenas,
porque no son capaces de otra cosa
-cuatro, bueno, quizá cinco;

que pueden admirar sin envidia
-dieciocho;

que viven en permanente temor
de alguien o algo
-setenta y siete;

capaces de ser felices
-veinte y pico, como mucho;

inofensivas de a uno,
salvajes en multitudes
-más de la mitad, seguro;

crueles,
cuando las obligan las circunstancias
-es mejor no saberlo
ni siquiera por aproximación;
sabias después de una calamidad
-pocas más
que sabias antes de la calamidad;

que no toman de la vida más que las cosas
-cuarenta,
aunque quisiera equivocarme;

encogidas, doloridas
y sin linterna en la oscuridad
-ochenta y tres,
más temprano o tarde;

dignas de compasión
-noventa y nueve;

mortales
-cien sobre cien.
Número que por ahora no ha variado.

En El País de 2 de Febrero, Fernando Savater, en un artículo titulado Ligeramente grave  analizaba la poesía (y en particular este poema) de W. Szymborska. Descanse en paz.

Comentarios » Ir a formulario



gravatar.comAutor: anonimo

queria saber cuando se habia creado este poema
porfavor espero su respuesta :)

Fecha: 24/09/2014 15:41.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris