Facebook Twitter Google +1     Admin

Juegos de dados en el Imperio Romano.

       

(Hallado en la Galia Romana)

El pueblo romano fue un pueblo ocioso, un pueblo de jugadores: dados, el micatio, las carreras, los combates de gladiadores,... Durante los siglos I al III d.C. los legionarios romanos que partían a defender el imperio por toda Europa y Norte de África llevaban una vida bastante dura. Para “relajarse” además de las fechorías de un pueblo y ejército ocupante, pasaban sus horas en las tabernas, bebiendo y jugando. ¿A qué? A los dados. Los hacían cúbicos –no siempre regulares, lo que, a veces, alteraba la probabilidad-, a mano, de huesos de animales y los hacían suficientemente pequeños para ser escondidos en caso de prohibiciones del mando militar.

Gran Bretaña Romana

Roma.

La Biblia ya recoge este juego de azar de los romanos:

San Juan 19.24. Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura, que dice:”Repartieron entre sí mis vestidos,Y sobre mi ropa echaron suertes”. Y así lo hicieron los soldados.

San Lucas 23.24. Y Jesús decía: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes.

El juego, la matemática, el azar,… han ido siempre unidos desde hace milenios. AMJ

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris