Facebook Twitter Google +1     Admin

Mujeres olvidadas: Lubna (O Labana) de Córdoba.

Resultado de imagen de lubna cordoba

Algunos sostienen la idea de por qué ha sido olvidada, simplemente diciendo que "ella es una mujer y no tenía un" esposo "famoso", lo que podría ser el caso. Se sabe muy poco acerca de ella, principalmente porque hay muy pocas fuentes sobre esta mujer notable, y la credibilidad de estas fuentes a menudo puede ser cuestionada. A pesar de estos contratiempos, vale la pena mencionar las cosas que se conocen, porque es importante que la gente recuerde su nombre.

Palacio. Restos de Medina Azahara, a las afuera de la capital cordobesa.

(Medina Azahara, Córdoba). 

Algunos dicen que Lubna nació como una esclava española -no se conoce su fecha de nacimiento, pero vivió en la segunda mitad del siglo X-, lo que la hace llegar a la fama y el privilegio en la corte andaluza aún más notable. Durante su vida, Lubna se convirtió en una de las figuras más importantes de la corte andaluza, primero como secretaria y escriba, y más tarde como secretaria personal del hijo de Abd Al-Rahman, Hakam II Ibn Abdur-Rahman (Alhakén II).

Córdoba en aquel tiempo era avanzada en tecnología, innovación científica y recursos, en comparación con sus homólogos europeos como París y Londres donde no había agua corriente, ni luces de la calle;contaba con más de 200.000 casas, 600 mezquitas con sus respectivas escuelas infantiles, 80 escuelas de enseñanza superior, 900 baños públicos y 50 hospicios.

Además de ser secretaria personal de Alhakén II se le encomendó presidir la biblioteca real de Córdoba, considerada como una de las bibliotecas más importantes de su tiempo - que en ese momento incluía 500 mil libros-, por lo que no fue una hazaña que se pusiera a cargo de ella una mujer(Ver más). Algunas fuentes afirman que ella era personalmente responsable de adquirir nuevos artículos para la biblioteca, y que viajó a El Cairo, Damasco y Bagdad para hacerlo. Su papel como escribiente era igualmente importante, ya que iba más allá de los deberes estándar de ser escritor y traductor. Fue responsable de la copia de muchos textos importantes, incluidas las obras de Euclides y Arquímedes, así como de proporcionar sus propias anotaciones a los textos ya existentes.También se decía que era una gran matemática, y hay fuentes que afirman que a menudo caminaba por las calles de Córdoba para enseñar ecuaciones matemáticas a los niños. La seguirían mientras recitaban las tablas de multiplicar que ella les había enseñado, hasta que llegaban a los muros del palacio, más allá del cual el acceso estaba restringido.

Córdoba denomina

El historiador y cronista Ibn Bashkaval se refirió a ella de la siguiente manera: "Ella sobresalió en escritura, gramática y poesía. Su conocimiento de las matemáticas también era inmenso y también era competente en otras ciencias. No había ninguno en el palacio de los Omeyas tan noble como ella.Incluso yendo un poco más  en profundidad, Algunos estudiosos del mundo islámico sugieren que la imagen que tenemos hoy de Lubna es en realidad la combinación de dos mujeres diferentes. Una de ellas era de hecho Lubna, mientras que la otra era posiblemente una mujer llamada Fátima.  Argumentan que Lubna era efectivamente matemática, escriba, copista y poeta. Pero en realidad fue Fátima quien recorrió los mercados de libros del mundo árabe en busca de obras para agregar a la biblioteca real. La razón por la que estas dos mujeres se comprimieron en una sola identidad, borrando así a Fátima de la historia, fue porque el escritor responsable de esto encontró imposible comprender que podría haber dos intelectuales -¡¡ y mujeres!!- en la corte al mismo tiempo. O al menos esto es lo que consideran la explicación más lógica. Una mujer puede ser vista como una excepción, argumenta, pero la idea de que más de una mujer podría haber tenido éxito trae consigo un nuevo conjunto de expectativas sobre la cultura prevaleciente . Y esto, al menos para los cronistas e historiadores, fue más fácil de ignorar. Podría haber una multitud de intelectuales masculinos y nadie lo habría pensado dos veces, pero desafortunadamente, debido a su género, a estas dos mujeres no se les permitió coexistir en las páginas de la historia.

Lo que es sorprendente es que las mujeres como Lubna y Fátima no eran únicas en el momento del reinado de Hakam II, pero tampoco eran exactamente comunes. Karmila Shamsie, investigadora de origen paquistaní,  dice, para la BBC,  que había un punto intermedio entre las dos extremidades. En el siglo  X en Al-Andalus había más académicas que eran hábiles matemáticas, poetas, lingüistas, etcétera . La razón por la que se sabe tan poco sobre ellas dice más sobre la cultura dominante de los historiadores y biógrafos que optaron por omitir a estas mujeres de sus cuentas, que sobre los contemporáneos de estas mujeres. Por eso, a pesar de las muchas incertidumbres e imprecisiones históricas, es necesario contar sus historias. Desconocida y  olvidada, quizás desterrada del conocimiento de los andaluces y españoles, casi exclusivamente por el hecho de ser mujer. Desde aquí la reivindicamos en el día de Andalucía, 28 de Febrero,  y en el Día de la Mujer Trabajadora del 8 de Marzo. AMJ

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris