Facebook Twitter Google +1     Admin

Homenaje a Antonio Machado, en el 75º aniversario de su muerte.

 

Hoy, 22 de Febrero, hace 75 años que murió uno de los más grandes poetas en lengua española de todos los tiempos, Antonio Machado. Qué decir de un español hasta los tuétanos, que tuvo que morir lejos de su tierra, "ligero de equipaje", pero que dejó una herencia literaria inigualable. Republicano por los cuatro costados, tuvo que huir de esta España cainita:

Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.(En la voz de J.M. Serrat)

En 1936 publicó un libro, Juan de Mairena, donde un profesor de gimnasia, retórica y poética de secundaria  pontifica sobre casi todo. Y algunas veces, consecuentemente, se “metía en camisa de once varas”. Veámoslo. En unas aseveraciones de lógica matemática escribe:

 “La serie de los números pares es justamente la mitad de la serie total de números. La serie de los números impares es exactamente la otra mitad. La serie de los pares y la serie de los impares son -ambas- infinitas. La serie total de los números es también infinita. ¿Será entonces doblemente infinita que la serie de los números pares y que la serie de los impares? Sería absurdo pensarlo, porque el concepto de infinito no admite ni más ni menos. ¿Entonces, las partes -la serie par y la impar-, serán iguales al todo? Átenme ustedes esa mosca por el rabo y díganme en qué consiste lo sofístico de este argumento.

 Más adelante  vuelve sobre el tema:

En nuestra lógica carece de sentido afirmar que el todo sea mayor que la parte como demostramos o pretendimos demostrar. Porque nuestro pensar pretende ser pensar de lo infinito, y lo infinito, o no tiene partes, o, si las tiene, son también infinitas, y no puede haber un infinito mayor que otro. Esto de ningún modo”.

 Aunque sabía de lo que estaba hablando, al parecer las teorías de Cantor llegaron tarde a España –el retraso científico español ha sido secular- y esos conceptos de infinito, ya manejados por el matemático, admitían distintos cardinales –“No todos los conjuntos infinitos eran equipolentes”-.

 En otras frases de Juan de Mairena afirma:

 “Pero dejemos a los relojes, instrumentos de sofística que pretenden complicar el tiempo con la matemática. En cuanto poetas, deleitantes de la poesía, aprendices de ruiseñor, ¿qué sabemos nosotros de la matemática? Muy poco. Y lo poco que sabemos nos sobra. Ni siquiera han de ser nuestros versos sílabas contadas, como en Berceo, ni hemos de medirlos, para no irritar a los plectros juveniles. Y en cuanto metafísicos, -he aquí lo que nosotros quisiéramos ser-, en nada hemos de aprovechar la matemática, porque nada de lo que es puede contarse ni medirse. Nuestros relojes nada tienen que ver con nuestro tiempo, realidad última de carácter psíquico, que tampoco se cuenta ni se mide. Cierto que nuestros relojes pueden ñoñificárnosla –perdonadme  el vocablo- hasta hacérnosla pensar como una trivial impaciencia por que suene el tac, cuando ha sonado el tic. Pero esto es más bien una ilusión que nosotros pensamos que se hacen los relojes, y que carece en absoluto de fundamento”.

  

Siendo niño, representado por su abuela

 [Antonio+Machado+5+ultima+foto.jpg]

Última foto.

Pasando a la poesía, donde fue un excelso escritor, minucioso y sencillo, dejamos estos dos excelentes poemas:

 

 

De Proverbios y Cantares:

 

 (XXXV)

Ya maduró un nuevo cero,
que tendrá su devoción:
un ente de acción tan huero
como un ente de razón.

(XXIV)


De diez cabezas, nueve
embisten y una piensa.
Nunca extrañéis que un bruto
se descuerne luchando por la idea

 

 Al gran cero

(Del apócrifo Abel Martín)

Cuando el Ser que se es hizo la nada
y reposó, que bien lo merecía,
ya tuvo el día noche, y compañía
tuvo el hombre en la ausencia de la amada.

Fiat umbral Brotó el pensar humano.
y el huevo universal alzó, vacío,
ya sin color, desubstanciado y frío,
lleno de niebla ingrávida, en su mano.

Toma el cero integral, la hueca esfera,
que has de mirar, si lo has de ver, erguido.
Hoy que es espalda el lomo de tu fiera,

y es el milagro del no ser cumplido,
brinda, poeta, un canto de frontera
a la muerte, al silencio y al olvido.              

Muchos cantautores han interpretado poemas suyos, Veamos un par de ellos. Joan Manuel Serrat e Hilario Camacho hicieron maravillas con ellos:

Cantares  

 Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre la mar.

Nunca perseguí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.
.../...          

 

El agua en sus cabellos.

Desgarrada la nube ; el arco iris
brillando ya en el cielo,
y en un fanal de lluvia
y sol el campo envuelto.

Desperté. ¿ Quién enturbia

los mágicos cristales de mi sueño?
Mi corazón latía
atónito y disperso.
...¡El limonar florido,
el cipresal del huerto,
el prado verde, el sol, el agua, el iris...,
¡el agua en tus cabellos!...

Y todo en la memoria se perdía
como una pompa de jabón al viento

Sirvan estos trozos para recordar en este día, 22 de Febrero, al genial poeta sevillano de la generación del 98, que como muchos otros, tuvo que morir en el exilio. Un poeta de lenguaje sencillo y transparente, de una calidad humana suprema y un amor a su pueblo y fidelidad a sus principios, encomiables. Otro andaluz universal. AMJ

        

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris