Facebook Twitter Google +1     Admin

Los Bernouilli, una familia en el podio de la Ciencia Matemática.

De familias dedicadas a la misma profesión se ha escrito mucho y bien. Aquellos dibujos animados de los hermanos Dalton, todos ladrones; las familias mafiosas, todas dedicadas al “mangoneo”; algunas familias de políticos actuales, todos dedicados al “enchufismo; otras dedicadas al teatro o al cine; etc . Clanes  dedicados a los mismos menesteres. Pero no era este el origen de nuestra entrada. Iba más por la senda académica, como era de suponer. 

     

Cuando se trata de sagas familiares que gestionan grandes patrimonios o empresas familiares, se encuentran por miles; pero si se trata de científicos ya el número va disminuyendo. Entre los matemáticos es difícil encontrar grandes familias dedicadas a estos menesteres. Ya en la antigua Grecia,   Pitágoras y su esposa Teano, ambos matemáticos renombrados, formaban una familia matemática, que ahí quedó al no tener hijos(así se afirma en algunas biografías). También en la antigüedad Hypatia de Alejandría y su padre Teón de Alejandría, formaron también una familia matemática –pero cortita, eh!-. Si hurgamos un poco más encontraríamos algunos  grupos más, pero  de pocos miembros. Pero buscando y rebuscando hemos tropezado con la más dilatada familia de matemáticos y científicos de toda la historia de la ciencia. Se trata de la familia Bernouilli  . Pero, ¿quiénes eran estos Bernouilli tan inteligentes?

 Se trata de una familia de matemáticos y de otras ramas de la Ciencia y del Arte –porque estudiaron todo lo habido y por haber y que en tres generaciones dieron lugar a ocho matemáticos- afincados en Suiza, pero procedentes de Amberes (Bélgica), de donde tuvieron que huir por motivos religiosos –en aquellos tiempos las persecuciones entre católicos y protestantes estaban e la orden del día-. Veámoslos  en este croquis y pensemos que junto a Euler, pueden considerarse los padres del Cálculo Infinitesimal al hacerlo comprensible y digerible para los estudiosos de la época.

La familia, que era protestante, se había dedicado al comercio durante varias generaciones.

                    

El patriarca del entramado familiar fue Jacobo el Viejo, como fundador de la familia, pero hasta Jacobo I no apareció el talento matemático –que ya se vislumbraba en los negocios de sus antecesores familiares-. ¡Y tanto que apareció! Le disputó a Leibnitz la idea sobre el Cálculo y fue profesor en Basilea. Trabajó también en el cálculo de probabilidades, la geometría analítica, con acierto, al igual que en el estudio sobre la catenaria –aunque la fórmula es de su hermano Johann I- :

              

Tanto cociente intelectual elevado junto producía dolores de cabeza y, por supuesto, rencillas entre ellos (incluso Johann I se peleó con su hijo Johann II por atribuirse resultados que al parecer  eran del padre, y que fue premiado por ello), algunas deplorables y vergonzosas disputándose resultados entre sí .

File:Lemniscate.png

Johann I    decidió dedicarse a la medicina, pero más tarde viendo que los éxitos de la familia se producían en la rama matemática, se dedicó íntegramente a ella, siendo profesor en Groninga, hasta la muerte de su hermano, que ocuparía su cátedra en Basilea. Éste no sólo estudió Matemáticas, también Astronomía, Química, Física,… incluso desarrolló estudios sobre las velas de los barcos, que están vigentes hoy día. Defendió a Leibnitz frente a Newton sobre la polémica del nacimiento del Cálculo Infinitesimal.

 Su otro hermano Nicolás I era doctor en Filosofía con 16 años, estudió Leyes y se incorporó a la Ciencia Matemática más tarde, siendo  miembro de la Facultad de Matemáticas de San Petersburgo, donde murió.

Pasando a la siguiente generación, tenemos a Daniel , al que su padre Johann I- que más tarde echaría de casa- quiso dedicar a los negocios, pero prefirió la medicina, aunque, de “casta le viene al galgo”, terminó enchufado a las Matemáticas, siguiendo la estela familiar. Muy amigo de Euler -¡¡que ya es ser afortunado!!- y a veces rivales recibió 10 veces –nada más y nada menos- el Premio de la Academia Francesa. Trabajó sobre el principio de conservación de la energía, en hidrodinámica y en la dinámica de fluidos. Fue nombrado profesor de Matemáticas  en San Petersburgo, pero pronto se cansó y volvió a Basilea, siendo profesor de Anatomía y Botánica y más tarde de Física – ¡qué cambios de especialidad!, pero es que dominaba muchas materias-. En Matemáticas hizo progresar el cálculo, las ecuaciones diferenciales, y la probabilidad, entre otras ramas.

             

Nikolaus III era hermano de Daniel, al que dio clases de Matemáticas al ser cinco años mayor que él. Fue profesor de la materia pero sus estudios no sobresalieron en exceso.

El tercer hermano de Daniel era Johann II , hijo, por lo tanto, de Johann I. Comenzó como otros de la familia estudiando otra cosa – en este caso leyes- pero terminó ocupando la Cátedra de su padre Johann I, aunque en este caso sus avances científicos se produjeron del lado de la Física.

Ya en la tercera generación tenemos a Johann III  , hijo de Johann II y para no desentonar, comenzó estudiando leyes y se doctoró en Filosofía con 13 años. Sí, sí. Con trece años. Ya a los 19 años, habiendo “vuelto el río a su cauce” fue nombrado astrónomo real en Berlín. Estudió Geografía y Matemáticas, a las que se dedicó el resto de su vida. Su hermano Jacob II también estudió leyes, terminando como miembro de la Academia de San Petersburgo; aunque al morir muy joven, a los treinta años, su talento matemático no pudo desparramarse lo suficiente como para ser elevado a la categoría de excelente.

 Hubo más miembros de la familia que se dedicaron a la Matemática, pero no llegaron tan alto como para ser nombrados por aquí, si bien es cierto que su dedicación a las actividades académicas, artísticas, sociales… fueron un denominador común de la familia Bernouilli, y nadie podrá arrebatarles el título de socializadores de la Matemática y arrastrarla sí al campo del saber más humilde –si puede llamarse así en aquellos tiempos a aquellos que accedían al estudio-. A ellos se les debe el principio de Bernouilli, el Teorema de B. , La ecuación diferencial de B. , la distribución de B. , la lemniscata de B. , la función de Bessel,  la espiral logarítmica, etc.

              

 Lo que es incuestionable es que ha ocupado un lugar preferente en la Historia de la Ciencia. Algunos de manera individual y como familia, indiscutiblemente, forma parte del podium creado al efecto.  Es cierto que algunos de los miembros aquí descritos merecen una entrada por sí solos en este blog –que ya se le harán los debidos honores-, pero hoy nos íbamos a dedicar sólo a la familia al completo. Pero no me resisto a traer una anécdota de Johann I y su alumno L’Hopital (¡el muy conocido de la regla!). El primero, ya sabemos, muy inteligente; el segundo, marqués y rico, y con cierto talento matemático, pero inferior al de su maestro. Como en aquel tiempo las Matemáticas no daban para comer desahogadamente –como ahora-, Bernouilli siempre estuvo muy próximo a L’Hopital.

De ahí que la famosa regla de L’Hopital se sospechaba que había sido creada por Bernouilli, pero éste pese a sus intentos no pudo conseguir el derecho de autoría. Ha sido ya en 1955, cuando investigando la correspondencia y los arreglos  entre ambos: uno inventaba y el otro se la "escamoteó" a cambio de dinero (casi como ahora!), se descubrió wue la regla fue creada por Johann y su amigo L’Hopital, se apropió de ella. Aunque se le sigue llamando por el nombre conocido, deberíamos llamarla como regla de Bernouilli, y así deberíamos trasladársela a nuestros alumnos- o contarles esta historia, que siempre viene bien-. AMJ

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris