Facebook Twitter Google +1     Admin

Massoud Hassani, el diseño que salva vidas.

Massoud Hassani es  un joven diseñador que abandonó Afganistán en la adolescencia. Huyó del país con ayuda de contrabandistas a través de Pakistán y Rusia, afincándose definitivamente en Holanda, donde, en Eindhoven, ha terminado sus estudios de diseño. En su blog particular dice”…cuando era pequeño vivía en Qasaba, jugaba con mi hermano  Mahmud  todos los días con los juguetes que nos habíamos construido, pero los días de mucho viento algunos de ellos  rodaban hasta la parte prohibida y lejana, en áreas que estaban minadas y que era imposible rescatarlos .Todavía recuerdo los juguetes que perdimos  y 20 años más tarde volví a Qasaba para construir los juguetes que perdí: ese fue el proyecto de Graduación de la Academia de Diseño de Eindhoven. Pero ahora el juguete ha cambiado: hecho de plástico y de bambú, se destruirá a sí mismo y a la mina. Se trata del Mine Kafon, el desminador. Cada mina destrozada salva una vida humana; y en Afganistán hay más de 10 millones de minas…”.

On a roll: The balls are made of bamboo, plastic and iron which mean they are relatively cheap to make

 

Having a blast: Each device can include a GPS tracking device to show which areas have been cleared

Conocido el proyecto, Mine Kafon formará parte del MOMA de Nueva York  y Hassani tendrá allí una exposición, al igual que en París, con el objetivo  de recaudar fondos para comenzar a producir los “desminadores” cuanto antes. También se recaudan fondos desde su blog massoudhassani.blogspot.com o en Minekafon.blogspot.com . Muchas veces el diseño moderno se convierte en algo inútil, pero en algunos casos, como en éste, su utilización en beneficio de la humanidad es incuestionable. Ver la noticia en Dailymail.com , en BBC.com o en CNN.com . AMJ

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris